FAMILIAS ANÓNIMAS tiene lecturas básicas que forman el fundamento de nuestro programa de Doce Pasos, son leídas por diferentes miembros en cada junta para recordarnos el mensaje que conllevan.

 

AYUDANDO

 Mi papel al ayudar no es el de hacer cosas por la persona a quien estoy tratando de ayudar, sino ser algo para él; no debo controlar y cambiar sus acciones, sino por medio de la comprensión y el conocimiento modificar mis reacciones.

Cambiaré mis reacciones negativas por positivas, mi temor por fe; el desprecio hacia lo que él hace por respeto hacia lo bueno que hay en él; la hostilidad por la comprensión; la manipulación o sobre protección por libertad con amor, sin tratar de hacerlo ajustarse a cierto standard o imagen. Sino dándole la oportunidad de realizar su propio destino, no importa lo que él escoja ser.

Cambiaré mi dominio por estímulo; el pánico por la serenidad; la inercia de la desesperación por energía para mi crecimiento y para entenderme mejor.

Tenerse lástima a sí mismo obstruye la acción efectiva. Entre más doy rienda suelta a esto, más siento que la solución a mis problemas está en que los otros y la sociedad cambien y no en mi mismo. Así, me convierto en un caso sin esperanza.

Agotamiento, es el resultado cuando uso mi energía en recordar el pasado con remordimiento o cuando trato de encontrar la manera de escapar a un futuro que aún no llega. Proyectando una imagen del futuro y ansiosamente manteniéndome allí por temor de que se realice o no, usa toda mi energía y me deja incapacitado para vivir Hoy. Sin embargo, vivir el Hoy es sólo la única manera de vivir.

“No pensaré en lo que los demás pueden hacer en el futuro, ni esperaré que ellos sean mejores o peores al pasar el tiempo, pues con tales esperanzas yo en realidad estoy tratando de crear. Amaré y dejaré que el otro sea.”

“Todas las personas siempre están cambiando. Si trato de juzgarlos, solamente lo hago en lo que yo pienso que sé de ellos, sin tomar en cuenta que hay mucho que no sé acerca de ellos. Aceptaré los esfuerzos que los demás hagan para progresar y para tener muchos éxitos, de los cuales yo no tengo conocimiento.”

“Yo también siempre estoy cambiando” y puedo hacer que ese cambio sea constructivo si así lo quiero.

YO PUEDO CAMBIARME A MÍ MISMO. A otros, sólo puedo amarlos.

 

ACERCA DEL ABUSO DE LAS DROGAS

No todas las personas que vienen a este programa están preocupadas por el uso de drogas. Sin embargo, en el mundo actual, todos necesitamos enfrentarnos a este problema. También aquellas personas con problemas emocionales a menudo buscan las drogas para solucionar sus problemas.

Hemos aprendido que el abuso de las drogas, farmacodependiencia o adicción es una enfermedad, no una cuestión moral. Para los propósitos de este programa, el nombre que se le dé no es lo importante.

La dependencia de las drogas puede ser psicológica, física o ambas. El uso compulsivo de drogas o alcohol no indican una falta de cariño por la familia; aún cuando la persona sabe lo que va a suceder cuando tome su primer píldora, bebida o dosis, la persona dependiente de las drogas aún lo puede hacer. Esta es la “locura” a la que nos referimos cuando hablamos sobre esta enfermedad.

Usar drogas como medio de escape de la realidad es un síntoma de problemas emocionales. Sin embargo, probablemente será poco el crecimiento emocional que se lleve a cabo hasta que la persona deje de usar químicos para tratar de resolver sus problemas. El cambiar de una sustancia que altera la mente por otra, incluyendo el alcohol, probablemente solo prolongue la enfermedad y no elimine el problema.

No hay nada que como personas podamos hacer para evitar que otra persona abuse de las drogas, pero hemos aprendido que si hay mucho que podemos hacer para evitar servir de barrera u obstáculo para su recuperación. Hemos encontrado que la manera más constructiva de abordar este problema es hacerles frente a nuestras propias reacciones y aprender nuevas formas de enfrentarnos a nuestros problemas. Cuando aceptamos que la dependencia a las drogas es una enfermedad y entendamos que sí hay algo que podemos hacer para ayudarnos a nosotros mismos y a la situación, entonces estaremos listos para aprender una mejor forma de vida.

 

LAS CUATRO FUERZAS DESTRUCTIVAS

Para permitir que nuestras juntas sean verdaderamente constructivas, es necesario reconocer y reprimir tres fuerzas destructivas que pueden causar desavenencias y eventualmente, la destrucción del grupo.

La primera fuerza destructiva es la discusión sobre cualquier religión. Nuestro programa está abierto para todos, a pesar de nuestras diferentes creencias o falta de ellas. Como cada miembro entienda su Poder Superior es estrictamente una decisión personal y privada.

La segunda fuerza destructiva es el chisme. Estamos aquí para compartir nuestros sentimientos, actitudes y reacciones ante nuestra situación, para ayudarnos a aplicar los principios de Familias Anónimas a nuestras propias vidas. La discusión irreflexiva sobre las dificultades personales de otra persona es contraria a los principios de nuestro programa: ¡Lo que decimos aquí, aquí se queda!

La tercera fuerza destructiva es la dominación. Familias Anónimas está basado en la sugerencia, intercambio de experiencias y rotación de líderes. Ningún miembro debe dirigir, asumir autoridad o dar consejos. Nuestros líderes son elegidos para servir, no para gobernar.

La cuatra fuerza destructiva es atormentarse con el pasado. Alojar pensamientos dolorosos y hablar interminablemente de tiempos amargos con las personas que amamos, bloquea nuestra recuperación. Además de ser perjudicial para nuestro progreso personal, el comportamiento continuo de este tipo de expresiones en la junta, semana tras semana, es destructivo para el progreso y la unidad del grupo. Tal comportamiento puede conducirnos de vuelta a la Tercera Fuerza Destructiva, que es la dominación.
En vez de eso, nos liberamos del pasado al escuchar a otros miembros, leyendo nuestra literatura de FA, y aprendiendo nuevas maneras para cambiar nuestras acciones y actitudes, por ende mejorando nuestras vidas.

#5003-3, Rev. aprobada 20/09/06

Familias Anónimas
Copyright 1980 (Rev. 5/91)
Families Anonymous, Inc.

 

LOS DOCE PASOS DE FAMILIAS ANÓNIMAS

Hemos encontrado que el éxito de este programa se determina por lo bien que aceptemos y apliquemos estos pasos sugeridos.

  1. Admitimos que éramos impotentes ante las drogas y las vidas de otras personas y que nuestras vidas se habían vuelto ingobernables.
  2. Llegamos a creer que un Poder superior a nosotros podría devolvernos el sano juicio.
  3. Tomamos la decisión de entregar nuestra voluntad y nuestras vidas al cuidado de Dios, como Lo entendimos a Él.
  4. Hicimos un minucioso y sincero inventario moral de nosotros mismos.
  5. Admitimos ante Dios, ante nosotros mismos y ante otro ser humano la naturaleza exacta de nuestras faltas.
  6. Estuvimos enteramente dispuestos a que Dios eliminase todos estos defectos de carácter.
  7. Humildemente le pedimos eliminase estos defectos o faltas.
  8. Hicimos una lista de todas las personas a quienes habíamos dañado y estuvimos dispuestos a enmendarlo con todas ellas.
  9. Reparamos directamente el mal ocasionado cuando fue posible, excepto en los casos en donde el hacerlo los hubiera perjudicado a ellos o a otros.
  10. Continuamos haciendo un inventario personal y admitimos nuestras faltas con prontitud.
  11. Mediante la oración y la meditación buscamos mejorar nuestro contacto consciente con Dios como Lo entendimos, orando sólo por sabiduría para conocer Su voluntad y las fuerzas para cumplirla.
  12. Habiendo tenido un despertar espiritual como resultado de estos pasos, tratamos de llevar este mensaje a otros y de practicar estos principios en todos nuestros asuntos.

 

LAS DOCE TRADICIONES DE FAMILIAS ANÓNIMAS

Sólo con vigilancia constante mantendremos lo que tenemos. Nuestra experiencia de grupo sugiere que la unidad de Familias Anónimas depende de la adhesión a estas tradiciones:

  1. Nuestro bienestar común es lo primero; el progreso individual del mayor número de personas depende de la unión.
  2. Para el propósito de nuestro grupo existe solo una autoridad, un Dios amoroso, como El se manifieste dentro de la conciencia de cada grupo. Nuestros líderes son servidores de confianza pero ellos no gobiernan.
  3. Cuando los familiares o amigos preocupados por el uso de drogas o problemas relativos de vida de otra persona, se reúnen para brindarse ayuda mutua, se pueden llamar a sí mismos un grupo de Familias Anónimas, siempre y cuando no tengan otra afiliación. El único requisito para ser miembro es la preocupación sobre el uso de sustancias que alteran la mente o problemas de conducta relativos en un pariente o amigo.
  4. Cada grupo debe ser autónomo, excepto en asuntos que afecten a otros grupos de FA como un todo.
  5. Cada grupo tiene un propósito primordial: prestar ayuda a aquellas personas preocupadas por alguien que pueda tener un problema de abuso de drogas o dependencia. Hacemos esto practicando los Doce Pasos de este programa, estimulando y entendiendo a aquellas personas afectadas por esta enfermedad y dando la bienvenida y brindando alivio a los familiares y amigos de personas que estén usando, sospechen que usan o que hayan tenido problemas anteriores de droga.
  6. Nuestros grupos de familia nunca endosan, financian o prestan su nombre a ninguna empresa externa, para evitar que problemas de dinero, propiedad o prestigio nos desvíen de nuestro propósito primordial.
  7. Cada grupo debe ser económicamente autosuficiente y por lo tanto debe rehusar contribuciones externas.
  8. El trabajo de los Doce Pasos de Familias Anónimas debe permanecer siempre a un nivel no profesional, pero nuestros centros de servicio pueden contratar empleados especiales.
  9. Nuestros grupos como tales no deben organizarse, pero pueden crear centros de servicio o comisiones directamente responsables ante los grupos a quienes sirven.
  10. Familias Anónimas no debe emitir opiniones acerca de asuntos externos, por lo tanto nuestro nombre no debe mezclarse en controversias públicas.
  11. Nuestra política de relaciones públicas se basa mas bien en la atracción que en la promoción; necesitamos mantener nuestro anonimato personal a nivel de prensa, radio, cine y televisión. Necesitamos guardar con cuidado muy especial el anonimato de nuestros miembros así como el de aquellas personas que se encuentran en otros programas de recuperación.
  12. El anonimato es la base espiritual de todas nuestras Tradiciones, y siempre nos recuerda que hay que anteponer los principios a las personalidades.