01 de Octubre de 2019

VIVE Y DEJA VIVIR 

Cuando creo sinceramente que soy impotente en relación con las drogas, el alcohol y las vidas de otras personas, puedo dejar de aferrarme a los problemas de mi ser querido y ser libre a fin de disfrutar de mi propia vida.

De otra manera, a menos que intente concentrarme en vivir, es difícil para mí dejar ir. Necesito poner atención a la primera parte del lema “Vive y deja vivir”.

Si intento vivir mi propia vida con alegría y mantenerme activo, tendré poco tiempo de preocuparme de las luchas y heridas de otras personas. Si me concentro en mi propia recuperación, estaré muy ocupado para dirigir la de otra persona. Cuando estoy completamente atento a vivir, encuentro fácil dejar vivir.

Hoy cultivaré mis propios intereses y viviré el AHORA.