30 Julio 2018

CAMBIANDO 

Hoy necesito fuerza. Dedos fríos de miedo invaden mi pecho, me agarran el corazón. ¿En dónde está mi hijo? ¿Por qué no ve lo que se está haciendo a sí mismo? Rezaré para que estos escalofríos me dejen. Pediré ayuda para él.

Rezo por ayuda para soltar y dejar a mi Poder Superior actuar. Rezaré para acordarme de todos los cambios que he hecho en mi vida desde que vengo a FAMILIAS ANÓNIMAS.

No estoy dispuesto a continuar preocupándome. Sé que no debo someterme al pánico, en vez de esto puedo llamar a un amigo de FAMILIAS ANÓNIMAS, leer algo reconfortante en la literatura de FAMILIAS ANÓNIMAS, o enfocarme a cambiarme a mí mismo y mi actitud. Estoy agradecido por todos estos cambios positivos en mi vida.

Hoy encontraré fuerza en el progreso que he alcanzado.